Tag Archives: Negocio

¿Tienes lo que se requiere para iniciar un negocio?

Digamos que tienes buenas razones y una idea revolucionaria para iniciar un negocio, pero de repente te asalta una duda; te preguntas si realmente tienes lo que se requiere para tener éxito con tu emprendimiento.

Es mejor saber la respuesta a este cuestionamiento antes de empezar que después de invertir todo lo que tienes para iniciar con tu proyecto.

Desafortunadamente, las dudas vendrán a tu mente, incluso si eres una persona emprendedora con buenas posibilidades de éxito. Todos sabemos que no hay día que pase sin que al menos un negocio fracase. Todos estamos conscientes de que no es suficiente con desear algo para que lo obtengamos, si así fuera, todos tendrían éxito tanto en sus empresas como en la vida.

¿Cuál es la diferencia entre los negocios que prosperan y los que fracasan?

Muchos libros se han escrito sobre lo que tienen en común los empresarios exitosos, se han investigado sus modelos de negocio, sus estilos de vida, sus niveles de educación, incluso cómo fue su infancia. Hay sus excepciones, pero en realidad no se ha encontrado nada extraordinario entre los empresarios más ricos del mundo que los separe de lo que cualquier persona es capaz de lograr si sigue un plan de acción bien diseñado.

Son pocas las cosas que tienen en común los emprendedores exitosos, contesta las siguientes preguntas y sabrás qué tienes en común con ellos…

¿Estás dispuesto a tomar riesgos?

Si observas a cualquier emprendedor verás que es una persona de visión y acción.
Hay varios factores que pueden ayudarte a determinar si tienes potencial para emprender o no.

La misma definición de “Emprendedor” te dará una respuesta: “Alguien que asume el riesgo financiero de iniciar y operar un negocio”. La palabra operativa de esta definición es RIESGO, pero no en el sentido ordinario de descuido y peligro. Los emprendedores están dispuestos a tomar un riesgo calculado basado en factores sobre los cuales tienen influencia y control.
Por ejemplo, una persona que quiere abrir una tienda de ropa para infantes, en una población predominante de “baby boomers” está tomando un riesgo tonto, a menos que su nicho de mercado sean abuelos que comprarán regalos para sus nietos.

El riesgo no es un factor insignificante al empezar un negocio, y el riesgo que tomas puede afectar a otros. Debes determinar si estás dispuesto a tomar riesgos calculados que afectarán a tus socios o familiares que dependen de tu seguridad financiera.

Si estás dispuesto a tomar riesgos, pero no te encuentras en condiciones óptimas para emprender tu negocio, tomar el riesgo no sería lo más recomendable. Tal vez deberías posponer el proyecto hasta que la situación sea más favorable, por ejemplo si vas a ser sometido a una cirugía mayor y sabes que estarás hospitalizado por varias semanas y tendrás limitaciones de movimiento por varios meses, es obvio que lo indicado es posponer el proyecto hasta que te sientas en condiciones de iniciarlo. O tal vez será necesario que pagues primero una deuda que te genera altos costos por interés, antes de adquirir otra deuda para financiar tu negocio, etc.

Elegir el tiempo correctamente para iniciar tu nuevo negocio puede bajar los riesgos de manera significativa.

¿Eres capaz de auto-motivarte?

Si no tienes la habilidad para motivarte a ti mismo, enfrentarás serias dificultades respecto a tu estabilidad emocional y mental, ya que cuando inicias tu propio negocio, no tienes a un jefe presionándote para que cumplas con tus objetivos con el fin de mantener tu negocio operando de manera eficiente. Todo dependerá de ti. Será necesario que tomes la iniciativa para hacer lo que tengas que hacer en el momento en que dabas hacerlo.

Te guste o no, es necesario que reconozcas si puedes auto-motivarte, especialmente después de enfrentar dificultades y contratiempos. Necesitarás ser consistente y determinado, no bastará con mantener el negocio en funcionamiento por un tiempo, deberás estar motivado en todo momento para poder hacerlo crecer y prosperar.

¿Puedes adaptarte al cambio, al crecimiento y a las situaciones inesperadas fácilmente?

Si eres el tipo de persona que sólo actúa cuando todo está en el lugar correcto, iniciar un negocio será un gran reto para ti. No significa que debes renunciar a tu emprendimiento, per tendrás que aprender a “fluir con la corriente”. No importa que tanto planees ni que ejecutes tu plan a la perfección, muchas cosas no saldrán de acuerdo con lo planeado y deberás tener velocidad para adaptarte y seguir moviéndote hacia delante con lo que quede.

Los negocios son orgánicos de cierta forma; cambian de manera constante, son imprevisibles y dependen de muchos factores tanto internos como externos. Así que deberás trabajar para aprender a ajustarte a los cambios antes de iniciar con un negocio. Como emprendedor tu mentalidad debe ser: “No importa lo que pase, tendré éxito”.

¿Eres capaz de tomar decisiones rápidas y adecuadas?

¿Puedes tomar decisiones cuando sea necesario, sin procrastinar y sin dudar? Un buen emprendedor necesita estar bien informado y usar esa información, así como una buena dosis de experiencia e intuición, para decidir lo más rápido posible. No habrá nadie más que tú para decidir lo que sea más conveniente para tu negocio. Si tú no eres una persona de decisiones, puedes aprender a hacerlo con un poco de práctica.

¿Tienes confianza en tu habilidad para hacer que tu negocio sea exitoso?

Decir que “si crees que puedes, entonces puedes” es muy simplista, pero tiene cierto grado de verdad cuando se trata de iniciar y operar un negocio. La confianza en tu habilidad para tener éxito es indispensable.

Hay muchas formas de ganar confianza, pero una de las mejores maneras de adquirir confianza en ti mismo es a través del estudio y la investigación sobre todo lo que tenga que ver con tu emprendimiento, la planeación estratégica, la auto-motivación y lo más importante la auto-confianza.

¿Eres optimista?

Los emprendedores deben contar con el optimismo para seguir avanzando de manera constante. La apatía y la negatividad pueden arruinar hasta los mejores planes.
Al parecer el optimismo aumenta las posibilidades de generar resultados positivos, mientras que el pesimismo ayuda a promover resultados negativos.

Se ha visto que una personas negativa es capaz de deprimir a casi todos los que la rodean.

Si no te consideras una persona optimista, puedes entrenarte para enfocarte en lo positivo de cada situación y de cada persona. El optimismo es contagioso y es un hábito saludable que te ayudará en la construcción de tu negocio y en tu vida en general.